Etiquetas

, , ,



Azul y Jade.inddSi me fuera a una isla desierta y sólo pudiera llevarme la música de un compositor, sin lugar a dudas, elegiría a Bach. Johan Sebastian Bach, para mí, es la prueba de que la magia existe en este planeta, de que todo es posible, de que hay fórmulas con las que se demuestra que el alma existe y de que se pueden tocar las cuerdas que activan nuestros sentimientos de manera insospechada.

bachEl violonchelo de Iris Azquinezer es un buen instrumento para transmitir esa magia, y su primer disco “Azul y Jade” sirve de frasco contenedor para tan maravilloso elixir.

Con un sonido salido de las profundidades del alma humana, esta madrileña, con su primer trabajo nos ofrece las “Suite para violonchelo” de Bach junto a obras propia en un disco nacido para disfrutarlo en la belleza de la soledad.

iris

Las suite para violonchelo de Bach son las primeras grandes obras que se crearon para violonchelo solo. Bach creó con ellas todo un lenguaje y nos dio la posibilidad de hablar por nosotros mismos, ya que hasta ese momento eran todo canciones. Bach creó al fin grandes obras y todos pasamos por ellas porque es lo que hay de esa época.

Iris, nacida en 1984, se formó musicalmente en Alemania, y atraída por la música barroca y la interpretación historicista ha actuado como solista con grandes formaciones y a ganar numerosos concursos internacionales con su cuarteto de cuerda, “Con Fuoco Quartet”. Además también está desarrollando una importante carrera en la música contemporánea y de nueva creación.

MG_4642

 

Anuncios