Etiquetas

, , , ,


RichardFord_AF

El último libro de Richard Ford comienza, donde ya se ambientaron otras de sus historias, en la “ciudad disparadora” de Great Falls, junto a la frontera de las Montañas Rocosas y el río Missouri; con unas primeras frases que te atrapan irremediablemente:

Primero contaré el robo que cometieron nuestros padres. Luego los asesinatos que ocurrieron más adelante. El atraco es la parte más importante, ya que nos puso a mi hermana y a mí en las sendas que acabarían tomando nuestras vidas. Nada tendría sentido si no se contase esto antes de nada.

PlantALBA.qxd

A partir de ese contundente y tentador comienzo nos adentramos en una maestra de la literatura actual que relata la historia de Dell, un chaval de 14 años que tiene que huir a Canadá, a la ciudad de Saskatchewan, al robar sus padres un banco.

En el meollo de este tipo de planes siempre hay algo que no cuadra, y la explicación es que hay seres humanos implicados en ellos.

A partir de ese momento Dell tendrá que aprender la difícil tarea de crecer sólo, alejado de sus padres y de su hermana gemela que ha tomado otro rumbo en busca de una segunda oportunidad.

La vida se nos da vacía. Tenemos que inventar la parte feliz

Richard Ford comenzó a escribir esta maravillosa historia hace 20 años y desde un primer momento la llamó “Canadá” y, aunque estuvo largos años en el congelador creativo de su autor, cuando este regresó a él, terminó por esculpir el mejor trabajo literario de su vida.

Canadá era mejor que Estados Unidos y todos los sabían, menos los estadounidenses.

Ford, en una reciente entrevista, comentó que siente como Estados Unidos golpea duro constantemente a sus ciudadanos, de ahí que muestre en este libro a Canadá como un refugio, un alivio y un lugar para las segundas oportunidades, “en Estados Unidos está prohibido quejarse. Ni siquiera se puede tener dialogo” comenta Ford.

El escritor norteamericano de 68 años con esta obra contundente y magistral puede sentirse plenamente satisfecho con el conjunto de su obra, aunque espero que tras “Canadá” nos deje en herencia alguna sorpresa más de su talentosa pluma.

“Canadá” es un libro no recomendable, es una novela imprescindible. Una novela lenta pero que una vez llegado a su clímax todo ese detallismo cobra pleno sentido y hace que la paciencia con la que hay que saber saborear la prosa de Ford, cada una de sus bien elegidas palabras, haya merecido plenamente la pena. Una obra que habla de la vida cotidiana, de cosas normales. Sin metafísica ni fantasías, Ford es capaz de mostrarnos la vida como es, sin enmascarar, pero con gran belleza, poesía y maestría.

Ford es junto a Philip Roth, lo mejor de las letras norteamericanas en la actualidad y si ese país merece ser galardonado con un Nobel de Literatura, estos son sus mejores candidatos.

Entrevista a Richard Ford en pagina2 de la 2 de TVE.

En fin, un escritor y una novela magistrales.

Anuncios