Ya sé que me he abandonado al olvido, que no merezco el perdón y que mi fuerza de voluntad está vencida, pero tras la caída no queda más remedio que levantarme y regresar al camino. Vuelvo a donde no debí faltar y espero que sea para quedarme.

Anuncios