Etiquetas

, , , ,

 

El siguiente poema de Claudio Rodríguez pertenece a su obra “Alianza y condena” publicado en 1965. El que quiza sea el mejor poeta español de la segunda mitad del siglo XX, nació en Zamora en 1934 y con tan solo 18 años recibió el premio Adonáis de Poesía por su obra “Don de la ebriedad”. Su obra ha sido definida como la pura exaltación del gozo de la vida y el contacto con los paisajes del mundo campesino. Nos dejó para siempre en 1999.


LO QUE NO ES SUEÑO

Déjame que te hable en esta hora

de dolor, con alegres

palabras. Ya se sabe

que el escorpión, la sanguijuela, el piojo,

curan a veces. Pero tú oye, déjame

decirte que, a pesar

de tanta vida deplorable, sí,

a pesar y aun ahora

que estamos en derrota, nunca en doma,

el dolor es la nube,

la alegría, el espacio;

el dolor es el huésped,

la alegría, la casa.

Que el dolor es la miel,

símbolo de la muerte, y la alegría

es agria, seca, nueva,

lo único que tiene

verdadero sentido.

Déjame que, con vieja

sabiduría, diga:

a pesar, a pesar

de todos los pesares

y aunque sea muy dolorosa, y aunque

sea a veces inmunda, siempre, siempre

la más honda verdad es la alegría.

La que de un río turbio

hace aguas limpias,

la que hace que te diga

estas palabras tan indignas ahora,

la que nos llega como

llega la noche y llega la mañana,

como llega a la orilla

la ola:

irremediablemente.

 

 

Anuncios