Etiquetas

, ,

Cada día en su exilio, Juan Ramón Jiménez llevaba y tocaba piedrecitas de su tierra Andalucía, de Moguer en bolsillo. Poeta y sublime hasta en la forma de vivir.

EL VIAJE DEFINITIVO.

Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros cantando;
y se quedará mi huerto con su verde árbol,
y con su pozo blanco.

Todas las tardes el cielo será azul y plácido;
y tocarán, como esta tarde están tocando,
las campanas del campanario.

Se morirán aquellos que me amaron;
y el pueblo se hará nuevo cada año;
y en el rincon de aquel mi huerto florido y encalado,
mi espiritu errará, nostalgico.

Y yo me iré; y estaré solo, sin hogar, sin árbol
verde, sin pozo blanco,
sin cielo azul y plácido…
Y se quedarán los pájaros cantando.

Anuncios