Etiquetas

, , , ,

Adorado por muchos y criticado por otros, el compositor finlandés Johan Julius Christian Sibelius (1865-1957) creó un estilo musical propio dentro de la música sinfónica entre finales del XIX y principios del XX. Pero como el mismo decía:

No prestes atención a lo que dicen los críticos. Recuerda ¡Nunca se ha hecho una estatua en honor a un crítico!

Maestro y genio de la composición, también fue un maestro del buen vivir al que gustaba no sólo de violines y trombones sino también de champaña, vinos y licores.

Recibió clases de composición de Wegelius, quien descubrió las dotes musicales del joven Sibelius y le animó a solicitar una beca de estudios en Berlín donde estudiaría con Albert Becker y se empapó de la vida cultural berlinesa.

De regreso a Finlandia, pasado un año, recibe una ayuda del gobierno fines para estudiar en Viena donde compone influenciado por Brukner y Wagner.

Sibelius fue un compositor finés de carácter nacionalista. Obras como Kullervo, una composición de ideas melódicas finlandesas y de tono oscuro y grave, o el poema sinfónico Finlandia dan un claro ejemplo de ello. En 1892 compuso otra obra de inspiración finesa: el poema sinfónico En saga. Ese mismo año se casó con Aino Järnefelt y realizó un viaje a la región de Carelia, donde tuvo oportunidad de transcribir melodías populares de la zona.

En la década de los años noventa nacieron sus primeras tres hijas y, en 1892, debido a las necesidades económicas de su familia, Sibelius comenzó a dar clases de música en el Instituto Musical de Helsinki. Afortunadamente,  reconociendo su talento, el gobierno de su país acordó concederle en 1897 una pensión vitalicia de 3.000 marcos anuales que le proporcionó cierta holgura económica, al menos durante los primeros años, ya que más tarde el abuso excesivo del alcohol le volvió a crear problemas económicos.

En julio de 1900 realizó una exitosa gira por Europa que le sirvió para adquirir fama y prestigio en estos países.

 

Retrato que muestra extraordinariamente la fuerza y la pasión de Jean Sibelius realizado por el genial fotógrafo Yousuf Karsh.

A pesar de los logros musicales obtenidos, Sibelius continuaba bebiendo hasta extremos preocupantes; su esposa Aino Järnefelt, que ya esperaba su cuarta hija, le convenció para apartarse de la ciudad. Así fue como en 1904, en una colina boscosa de Järvenpää los Sibelius construyeron la villa de Ainola  en la que residieron felices durante décadas.

En el siguiente video podemos ver ejecutar maravillosamente el 1º movimiento del concierto para violín de Jean Sibelius al malogrado, depresivo, alcoholizado, pasional, intenso y genial violinista francés Christian Ferras, quien es, seguramente, el mejor intérprete de este concierto que ha conocido la Historia.

En 1905 se produjo su primer viaje a Inglaterra, donde dirigió varias de sus obras y adquirió gran popularidad. En 1907 terminó su Tercera Sinfonía en Do mayor y conoció a Gustav Mahler con el que pudo conversar sobre temas musicales.

Durante los años 1908 y 1911, Sibelius se sumió en una crisis personal y económica en la que el alcohol se convirtió en su compañero inseparable.

Desarrolló siete sinfonías que aún hoy siguen siendo muy populares y, al igual que Beethoven, en cada una de ellas desarrollo una idea musical para avanzar en su estilo personal. Una de las principales características de Sebelius es el uso frecuente de motivos breves que se transforman de modo continuo, evolucionando hacia desarrollos melódicos completos. También cabe destacar la composición de poemas sinfónicos.

En 1914 realizó un viaje a los Estados Unidos de América invitado por el también compositor Horatio Parker. Allí estrenó su poema sinfónico Las Oceánidas, compuesto por encargo del Festival de Música de Norfolk, y recibió un doctorado honorífico que le concedió la prestigiosa Universidad de Yale.

De vuelta a Finlandia acabó de escribir su Quinta Sinfonía en Mi bemol, que revisó meticulosamente hasta darla por terminada en 1919. Pero Sibelius continuó bebiendo en exceso hasta el punto de llegar a dirigir ebrio su Sexta Sinfonía en un concierto celebrado en Göteborg (Suecia) durante la primavera de 1923. Al año siguiente concluyó su Séptima sinfonía, una obra maestra del género escrita en un solo movimiento; y en 1926, por encargo de la Sociedad Filarmónica de Nueva York, acabó el poema sinfónico Tapiola, basado en un personaje mitológico finés llamado Tapio.

En el siguiente video podemos disfrutar de los movimientos 3º y 4º de la Sinfonía nº 2 Op. 42 dirigida por Leonard Berstein que Jean Sibelius compuso en 1902.

El 20 de septiembre de 1957 falleció debido a una hemorragia cerebral. El Museo Sibelius de Turku conserva diversos materiales sobre la vida y obra del compositor finlandés, así como la biblioteca de la Universidad de Helsinki, que guarda un gran número de manuscritos y esbozos de sus obras.

 

Anuncios