Etiquetas

, , , ,

El 28 de noviembre de 1928 se estrena en la Ópera Garnier de París una de las obras más importantes y exitosas de la música clásica del siglo XX. Compuesto por el compositor francés Maurice Ravel, inspirado en la danza española y dedicado a la bailarina rusa Ida Rubinstein, el Bolero es un movimiento orquestal que se caracteriza por su ritmo y tempo invariable, con una melodía repetida una y otra vez sin ninguna modificación salvo los efectos orquestales.

Aunque el compositor la consideraba una simple obra de estudio de la orquestación, la obra por su gran originalidad se ha convertido en una de las más interpretadas en todo el mundo, aún en 1993 permanecía en el primer puesto en la clasificación mundial de derechos de la Sociedad de Autores, Compositores y Editores de la Música (SACEM).

Ida Rubenstein, inspiradora de la obra

En el siguiente video el genial director de orquesta rumano Sergiu Celibidache  dirige a la Orquesta Sinfónica de la Radio Nacional Danesa en una grabación de 1971. Celibidache es uno de los directores más exigentes, estrictos y claros en su técnica e interpretaciones.

Doctor en Filosofía y Matemáticas además de maestro, Celibidache, creó una importante escuela de Dirección y legión de seguidores gracias a los cursos que impartió en Siena, Munich o Paris. La conocida como “Técnica Celibidache”, basada en las relaciones numéricas, en la claridad del gesto y en la anticipación de la música, es la técnica en la que se basan la mayor parte de las escuelas de Dirección.

Celibidache quería crear, en cada concierto, las mejores condiciones para lo que él llamó una “experiencia trascendental” y sin lugar a dudas su interpretación del Bolero es magistral.

Creía que dicha experiencia era imposible de comparar con la música grabada, razón por la cual la evitaba. Como resultado, algunos de sus conciertos dieron al público experiencias excepcionales.

Os recomiendo también escuchar el genial podcast de la Aldea Irreductible dedicado al Bolero de Ravel (enlace)

Anuncios