Etiquetas

, ,

Durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial la agricultura de Gran Bretaña quedó estancada, teniendo que importar el estado 2/3 de los productos necesarios para alimentar a la población. Los principales países proveedores de alimentos eran Australia, Nueva Zelanda, Canadá, Estados Unidos y Argentina.

En 1939, Gran Bretaña con sus 46 millones de habitantes tenía un grave problema de abastecimiento alimentario, por ello el Ministro de Agricultura, Pesquería y Alimentación, dispuso la creación de Country War Agricultural Comittees (Comités de Agricultura para el País en Guerra) conocidos como War Ags a los cuales les dio suficiente autoridad para cumplir con sus funciones. Las reglas eran muy duras. Si un granjero demostraba no ser competente, sus tierras eran requisadas y entregadas a otra persona. Por supuesto que ese nuevo propietario seguiría la misma suerte de no alcanzar las metas requeridas.

Con el inicio de la guerra se presentó el problema de la mano de obra, debido a que más de 100 mil granjeros fueron llamados a filas y tuvieron que ser reemplazados por 120 mil mujeres. Esas mujeres granjeras y agricultoras fueron reunidas en una fuerza de trabajo conocida como Women’s Land Army o Land Army Girls, un “ejército” femenino organizado para hacer que los campos fueran productivos. A ellas se les unieron muchos granjeros retirados que volvieron a los campos para aportar su experiencia en el esfuerzo de guerra. Ese “ejercito” creció, cuando más tarde miles de prisioneros de guerra, alemanes e italianos, fueron usados para trabajar “voluntariamente” en la agricultura.

Pero la alimentación no dependía sólo de lo que se producía en los campos y por ello el gobierno incentivó el cultivo de hortalizas en los jardines de las casas y parques. A pesar de que en 1920 había un millón y medio de parcelas asignadas en Gran Bretaña, ese número había disminuido a sus niveles más bajos en 1938. Pero, gracias al programa “Dig for Victory” (Cava por la Victoria), al finalizar la guerra en 1945, el número de parcelas productivas subió a tres y medio millones. Muchas de esas parcelas fueron creadas en parques y jardines públicos, clubes deportivos y en las veras de los caminos y plazas.

Más imágenes y artículos en el siguiente enlace.

Anuncios