Etiquetas

, , , , ,

Este año se cumplen 90 años del nacimiento, un 3 de abril de 1922, y 10 años desde que nos dejara, un 21 de diciembre de 2002, el genial poeta de la llamada primera generación de la posguerra madrileño Pepe Hierro.

José Hierro del Real, pasó, desde la infancia, la mayor parte de su vida en Cantabria, comenzó los estudios de perito industrial que el comienzo de la Guerra Civil Española interrumpió en 1936. Por pertenecer a una organización de ayuda a presos políticos, al finalizar la guerra, fue detenido y encarcelado durante 5 años en Alcalá de Henares. Tras ser liberado vivió en Valencia hasta 1946, donde participabas en tertulias literarias en el Café el Gato Negro.

En el Diario Alerta de Santander comenzó en 1948 su labor de crítico pictórico. Se casó en 1949 con María de los Ángeles Torres, funda revistas, dirige publicaciones hasta que vuelve a Madrid en 1952 donde retoma su carrera de escritor.

Es elegido miembro de la Real Academia Española en abril de 1999.

Supersticioso, nunca escribía en casa, toda su obra la escribió en distintos cafés lenta y minuciosamente, algunos de sus poemas tardaron años en fraguarse definitivamente. También se dedicó al dibujo, recientemente se ha publicado una antología poética bajo el nombre de “Hierro Ilustrado”

Pepe Hierro fue Premio Adonáis, Premio Nacional de Poesía en dos ocasiones, Premio de la Crítica, Premio de la Fundación Juan March, Premio Príncipe de Asturias de las Letras, Premio Fundación Pablo Iglesias, Premio Nacional de las Letras Españolas, Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, Premio Cervantes, Premio Europeo de Literatura Aristeióny Premio Ojo Crítico.

LA MANO ES LA QUE RECUERDA

La mano es la que recuerda
Viaja a través de los años,
desemboca en el presente
siempre recordando.

Apunta, nerviosamente,
lo que vivía olvidado.
la mano de la memoria,
siempre rescatándolo.

Las fantasmales imágenes
se irán solidificando,
irán diciendo quién eran,
por qué regresaron.

Por qué eran carne de sueño,
puro material nostálgico.
La mano va rescatándolas
de su limbo mágico.

De “Cuaderno de Nueva York” 1998

“Los premios se agradecen. Pero yo siempre creo que cuando me dan un reconocimiento le estoy robando el honor a alguien que escribe mejor que yo”

José Hierro.

CANCIÓN DE CUNA PARA DORMIR A UN PRESO

La gaviota sobre el pinar.
(La mar resuena.)
Se acerca el sueño. Dormirás,
soñarás, aunque no lo quieras.
La gaviota sobre el pinar
goteado todo de estrellas.

Duerme. Ya tienes en tus manos
el azul de la noche inmensa.
No hay más que sombra. Arriba, luna.
Peter Pan por las alamedas.
Sobre ciervos de lomo verde
la niña ciega.
Ya tú eres hombre, ya te duermes,
mi amigo, ea…

Duerme, mi amigo. Vuela un cuervo
sobre la luna, y la degüella.
La mar está cerca de ti,
muerde tus piernas.
No es verdad que tú seas hombre;
eres un niño que no sueña.
No es verdad que tú hayas sufrido:
son cuentos tristes que te cuentan.
Duerme. La sombra toda es tuya,
mi amigo, ea…

Eres un niño que está serio.
Perdió la risa y no la encuentra.
Será que habrá caído al mar,
la habrá comido una ballena.
Duerme, mi amigo, que te acunen
campanillas y panderetas,
flautas de caña de son vago
amanecidas en la niebla.

No es verdad que te pese el alma.
El alma es aire y humo y seda.
La noche es vasta. Tiene espacios
para volar por donde quieras,
para llegar al alba y ver
las aguas frías que despiertan,
las rocas grises, como el casco
que tú llevabas a la guerra.
La noche es amplia, duerme, amigo,
mi amigo, ea…

La noche es bella, está desnuda,
no tiene límites ni rejas.
No es verdad que tú hayas sufrido,
son cuentos tristes que te cuentan.
Tú eres un niño que está triste,
eres un niño que no sueña.
Y la gaviota está esperando
para venir cuando te duermas.
Duerme, ya tienes en tus manos
el azul de la noche inmensa.
Duerme, mi amigo…
Ya se duerme
mi amigo, ea..

Anuncios